Cumpla con la Ley 02/2023 de Protección al Informante de una manera eficiente con un sistema simple, personalizable y fácil de usar

Obligatorio para empresas de más de 50 personas trabajadoras en plantilla

Lexsuite Consulting implementa una solución tecnológica para las PYMES y opcionalmente puede realizar la gestión externa del mismo.

Una empresa que implementa un canal de denuncias eficiente también puede beneficiarse en términos de reputación. En un mercado competitivo, demostrar un compromiso genuino con la ética puede diferenciar a una empresa de sus competidores.

A medida que el mundo empresarial se vuelve más complejo, con regulaciones más estrictas y una creciente demanda de transparencia por parte de consumidores y la sociedad en general, contar con un canal de denuncias se convierte en una herramienta crucial.

Ayuda a identificar desde prácticas corruptas, fraudes financieros, acoso laboral, hasta incumplimientos en materia de seguridad y salud en el trabajo, etc.

 

¿Qué es un canal de denuncias?

Un canal de denuncias, también conocido como canal ético o canal de integridad, es un mecanismo establecido por organizaciones para que sus empleados, proveedores, clientes y, en algunos casos, el público en general, puedan reportar, de manera confidencial y si lo desean anónima, conductas que consideren irregulares, inapropiadas o contrarias a los valores y principios de la empresa.

Este canal no es simplemente una «línea telefónica» o un «correo electrónico»; es un sistema completo que debe contar con protocolos claros para recibir, gestionar, investigar y responder a las denuncias. Para que este sistema funcione eficazmente, es esencial que la organización garantice que no habrá represalias contra quienes hagan uso del canal. La confianza en este aspecto es crítica, ya que la percepción de seguridad y confidencialidad animará a más personas a utilizar el canal cuando lo consideren necesario. La Ley de Defensa del Denunciante garantiza que no puede haber ningún tipo de presión o represalias hacia el denunciante

La razón principal para implementar un canal de denuncias no es solo cumplir con regulaciones o normativas, sino que es una herramienta proactiva que permite a las empresas identificar y abordar problemas potencialmente graves antes de que escalen

¿Cuáles son sus principales características?

Confidencialidad: Garantizamos que su identidad permanecerá protegida si decide mantenerse anónimo. Respetamos y valoramos la privacidad de cada informante.

Imparcialidad: Cada denuncia será tratada con objetividad y seriedad, asegurando un proceso de investigación justo y transparente.

Protección contra Represalias: Reafirmamos nuestro compromiso de garantizar que aquellos que realicen una denuncia de buena fe no sufrirán represalias de ningún tipo.

¿Por qué es importante tener un canal de denuncias en nuestra empresa?

La implementación de un canal de denuncias en cualquier organización va más allá del mero cumplimiento regulatorio. Es una manifestación clara del compromiso de una empresa con la ética, la transparencia y la integridad en sus operaciones y relaciones laborales. Pero, ¿por qué es realmente importante tener uno?

Detección temprana de problemas: Uno de los principales beneficios de un canal de denuncias es que permite a las empresas identificar y abordar problemas en etapas iniciales. Antes de que estas cuestiones se magnifiquen y desemboquen en crisis mayores, se pueden tomar medidas correctivas, evitando posibles daños reputacionales o financieros.

Mejora la cultura corporativa: Una organización que promueve un canal de denuncias envía un mensaje claro a sus empleados y colaboradores de que valora la integridad y la ética. Esto, a su vez, fomenta un ambiente de trabajo más sano y una cultura organizacional más fuerte y resiliente.

Protección contra riesgos legales y financieros: Las denuncias pueden revelar actos que, si no se tratan, podrían resultar en sanciones legales, multas o litigios costosos. Al abordar estas cuestiones de manera proactiva, la empresa puede evitar consecuencias financieras y legales graves.

Refuerzo de la reputación: En una era donde la información fluye rápidamente y los consumidores están cada vez más informados, una reputación sólida es invaluable. Las empresas vistas como éticas y transparentes tienen más probabilidades de ganar la lealtad y confianza de los clientes, inversores y otros terceros interesados.

Aumento de la confianza del empleado: Al tener un medio seguro y confidencial para expresar preocupaciones, los empleados sienten que la empresa valora su bienestar y opiniones. Esta confianza puede traducirse en mayor compromiso, productividad y retención del talento.

Cumplimiento regulatorio: Es una  obligación legal para todas las pymes con más de 50 personas trabajadoras.  Pero más allá de la obligación, muestra proactividad y compromiso con estándares elevados.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?